sábado, 11 de febrero de 2017

Todo todo

Resultado de imagen

Autor: Nicola Yoon.
Editorial: SM.
Páginas: 320.
Formato encuadernación: Tapa blanda con solapas.

Sinopsis.

Todo todo es una novela sobre la emoción y la angustia que supone abrir nuestro corazón a otra persona, sobre esa sensación tan única que nos hace sentir mariposas en el estómago y sobre las locuras que cualquiera de nosotros podría cometer... por amor. Madeline Whittier es alérgica al mundo exterior. Tan alérgica, de hecho, que no ha salido de su casa en 17 años. Aún así, su vida transcurre feliz y tranquila hasta que el chico de ojos azules como el Atlántico se muda a la casa de al lado. El flechazo surge por mensajería instantánea y va creciendo y complicándose a través de un sinfín de conversaciones, anhelos, viñetas, sensaciones, ilustraciones, sueños... Y es que resulta difícil volver a la rutina de siempre con todos los ruidos que llegan de fuera. De repente, Maddy es consciente del cotilleo de los pájaros y de los rayos de sol que se cuelan por sus contraventanas. Y cuanto más trata de separarse del mundo exterior, más empeñado parece en entrar... ¿Qué tendrá Olly que lo hace tan impredecible? ¿Y tan... especial? ¿Qué tendrá Olly para hacer que la realidad de Madeline se tambalee?

Opinión personal.

En este libro se relata la historia de una chica que padece la enfermedad SCID. Por este motivo, Madeline no ha salido de su casa en 17 años pues si lo hace podría morir. No obstante, algo empuja a Madeline a tomar decisiones que antes nunca se había planteado, y es que en la casa de enfrente se muda una nueva pareja que tienen dos hijos: Olly y Kara.

Madeline solo tiene relación con su madre y con su enfermera Carla, por lo que no es de extrañar que se interese tanto por sus nuevos vecinos, en especial por Olly. Madeline es un personaje realmente tierno. La forma en la que ha vivido durante 17 años (alejada del mundo exterior) y su forma de actuar son admirables, y por eso me ha gustado tanto este personaje, pues transmite mucha fuerza. Otro de los aspectos que me han gustado del libro es la forma en la que se comunican Olly y Maddy, sobre todo cuando Olly le escribe con rotulador en la ventana. Además, cabe destacar la manera en la que está escrita la obra, pues posee numerosas ilustraciones que se refieren a las anotaciones que va haciendo Maddy en sus cuadernos, a la ventana principal del correo electrónico, etc. que hacen que se lea bastante rápido. Otro detalle muy curioso del libro es una página negra (que contiene un spoiler, así que si os compráis el libro no la leáis) que hace que quieras avanzar rápido para saber lo que contiene.

Un aspecto negativo, y que es el motivo por el cual no le he dado las 4 estrellas al libro, es que en ocasiones estaba leyendo y la historia se me hacía un poco fría, es decir, no lograba llegarme o no me convencía del todo. No obstante, el libro me ha gustado porque es una historia diferente, y es ideal para leerlo en épocas de exámenes o, simplemente, para desconectar un rato.

Puntuación (3/5).